domingo, 17 de mayo de 2015

TIC como medio o como fin

El tama de esta nueva entrada gira entorno a las características básicas que ha de tener una actividad TIC. 

Podcast fácil. Néstor Alondo en flickr CC BY SA 2.0

Lo primero que hemos de plantearnos es si esa actividad tiene como finalidad el desarrollo de la competencia digital o si busca el trabajo de otras competencias. Ni que decir tiene que cualquier actividad TIC, aunque su fin no sea el desarrollo de la competencia digital, por su misma naturaleza, alude a esta última directa o indirectamente. Ahora bien, en los últimos años venimos asistiendo a una tendencia por la cual parece que el simple uso de TIC ya asegura el desarrollo de competencias, la innovación y mejores resultados del alumnado y, bajo mi punto de vista creo que eso no es así. Quizás antes de embarcarnos en el desarrollo de una actividad TIC debamos responder a una serie de cuestiones, de entre las cuales la más importante es la razón por la cual la queremos hacer. Llegados a este punto hemos de diferenciar entre el uso de las TIC como objetivo, o su uso como medio. Ambos casos pueden ser correctos en función de la finalidad que nos planteemos, pero si bien el primero de ellos tendría más cabida en asignaturas como tecnología, la nueva asignatura de sexto sobre TIC, etc, el segundo caso es y debe ser inherente a todas las áreas. En definitiva ¿planteamos la actividad para que el alumnado aprenda el uso de las TIC o pretendemos que el alumnado desarrolle, a parte de la digital, otras competencias mediante el uso de las TIC? Creo que la forma de aproximación a las TIC en nuestras aulas ha de ir más encaminada a la segunda idea, es decir, que el alumnado, por medio de las TIC, pueda afrontar diferentes proyectos, resolver problemas de diversa índole y desarrollar un marco competencial idóneo con la sociedad en que han de desenvolverse. Tras la anterior reflexión, las características que bajo mi punto de vista ha de tener una actividad TIC son:
  • Permitir un enfoque multidisciplinar del problema o cuestión que nos ocupa.
  • Hacer alusión o promover una búsqueda de información intencionada y contrastada.
  • El objetivo principal no ha de radicar en las TIC, sino usar estas para el desarrollo de los conocimientos y destrezas que pretendemos alcanzar.
  • Han de facilitar la interactividad.
  • La creatividad ha de ocupar un lugar esencial en las mismas, y, aunque el objetivo a conseguir ha de estar claro, tanto para el alumnado, como para el profesorado, han de constituirse como un proceso abierto, con posibilidad de diferentes caminos y soluciones.
  • El producto que se alcance a través de este tipo de actividades debe ser susceptible de ser compartido, comentado, constrastado y, en su caso, adaptado a las retroalimentaciones que se reciban.
En definitiva, el uso y planteamiento de actividades TIC debe basarse en un cambio metodológico que abogue por un mayor protagonismo e implicación del alumno y, sobre todo, que se aleje de la estructura lineal que tradicionalmente han tenido las clases en nuestras aulas. En este caso, el profesorado propone, ayuda y guía, pero no dicta o dirige unilateralmente, puesto que el camino que el alumnado puede seguir para la resolución de los problemas planteados puede ser tan dispar como número de alumnos y alumnas tengamos o grupos de ellos organicemos. Esta creatividad y adopción de soluciones diferentes a un mismo problema han de convertirse en el eje central de las actividades TIC que planteemos, persigan estas un objetivo únicamente centrado en la competencia digital o en otras competencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario